<< Previous

Description of Maquilí Parish, 1631, from the Descripción Antigua de los Curatos y Las Doctrinas: Minuta y razón de las doctrinas que hay en este obispado de Mechoacán, archived in the Casa de Morelos, Morelia, Michoacán.

Foja 81


Este beneficio, que su cabecera es San Pedro Maquli y su administración pertenece a clérigos; lleva el cura que los administra de salario doscientos pesos de minas que paga su Majestad en su Real caja. Tiene asimismo seis pesos de tepusque cada año de salario por la administración del pueblo de Alimantzi, que paga el encomendero de este pueblo.


Tiene aquí esta iglesia una capelanía que instituyó Juan de Arana sobre bienes de Martín de Arana, vecino del Valle de Alima, con cargo de que se digan de misas lo que montare una carga de cacao, y se abonan a dos pesos cada misa.


Item, tiene otra capellanía que instituyó Cristóbal Preciado de mil pesos de principal sobre bienes de Diego Rodríguez, que hacen cincuenta de renta en cada un año con cargo de veinte y cinco misas cada año.
Item, tiene otra capellanía que instituyó Juan de Receda de doscientos pesos de principal sobre una huerta de cacao, que hacen de renta diez pesos en cada un año y se dice de misas a catorce reales cada una.
Item, en las huertas de cacao de Francisco López y de Juan Domínguez, españoles, hay otros diez pesos de réditos por las misas de los naturales, y en otra huerta, se cobran siete pesos por la limosna de dos misas cantadas y esta huerta es de un indio.


Nota marginal: Todo este beneficio administrase en mexicano, que es lengua común. Las maternas son más que pueblos, porque en algunos con ser tan pequeños hoy tres lenguas, en Pomaro.


Pueblos


Este beneficio tiene nueve pueblos. San Pedro Maquili, que es la cabecera, tiene quince vecinos casados, digo, solteros, y veinte y seis casados.


El pueblo de Aquila dista de la cabecera una legua, tiene quince vecinos casados y ocho solteros, conforme al padrón de las confesiones.


El pueblo de Alimantzi, que es de encomendero y lo es Juan Pérez Preciado, tiene diez y seis vecinos casados y siete solteros, dista de la cabecera una legua corta.


El pueblo de Ostutla, dista de la cabecera cinco leguas, tiene veinte vecinos casados y ocho solteros.


Marginal: Cuatro leguas de la cabecera. Sigue: Santiago Huitlán, pueblo nuevo, tiene de cuenta seis vecinos casados.


El pueblo de Motín dista de la cabecera nueve leguas, tiene siete vecinos casados.


Marginal: 14 leguas. Sigue: El pueblo de Pomaro tiene veinte y cinco vecinos casados y ocho solteros.


Marginal: Este está con Pomaro. Sigue: El pueblo de San Pedro Cuirique tiene ocho vecinos casados y cuatro solteros.
Marginal: Dos leguas más adelante. Sigue: El pueblo de Cuchan tiene ocho vecinos casados y otros tantos solteros.

Hospitales


En estos nueve pueblos hay solas dos ermitas que los indios llaman hospitales sin que en ellos se curen enfermos, porque no tienen rentas ni propios.


Una de éstas está en el pueblo de Pomaro y el sábado que se halla allí el beneficiado dice una misa cantada y le dan dos pesos por la limosna.


La otra ermita está en el pueblo de Ostutla. Esta tiene una huerta pequeña de cacao y lo que se recoge de limosna, y los sábados que se halla allí el beneficiado dice una misa cantada y le dan dos pesos.


En estas dos ermitas se celebran dos fiestas, en cada una la suya; la de Ostutla de la Concepción de Nuestra Señora, y la de Pomaro la Asunción de Nuestra Señora.


Foja 81v

Haciendas


Marginal: Tienen algún ganado mayor y siembran maíz para comer.

Sigue: La huerta de Gerónimo de Victoria y Juan Ochoa de Victoria, su hermano, coge cada año treinta cargas de cacao y cada dos días una perulera de vino. Tienen en un potrero hasta cien mulas. Marginal: Este cacao está ya perdido.

Sigue: La huerta de Diego Rodríguez, vecino de este pueblo, que la tiene vendida, coge quince cargas de cacao, poco más o menos, y cada dos días una perulera de vino.
Marginal: Coge achiote.

Sigue: La Huerta de San José es de Francisco López Troncoso, coge seis u ocho cargas de cacao y cada tres o cuatro días una perulera de vino.


La huerta de San Gerónimo, que es de Isabel de Rueda y sus hijos, está perdida por ser gente pobre toda.


Otra huerta pequeña y palmar de cocos, que aun no son de beneficio, es de Juan Domínguez, español; coge una carga de cacao.

La huerta del menor de Antonio de Acevedo coge media carga de cacao y cada tres días una perulera de vino. Otras huertecillas hay de indios y chinos.

This transciption published in López Lara, Ramón (1973) El Obispado de Michoacán en el Siglo XVII. Morelia: Fimax Publicistas.

Next >>