<< Previous

Transcription, with modernized and corrected Spanish spelling, of parts of a document archived in the Biblioteca Nacional de España, MS 2450, fol. 372-389v.

Parroquia de Ixtlahuacan, Colima
Relación Geográfica de 1778


SEÑOR
En cumplimiento del mandado por el orden de Vtra. Majestad (que Dios guarde) con fecha del 20 de Octubre del año próximo pasado a todas las Curas en este Reino de Nueva España, y sobre puntualizar los correspondientes mapas de cada uno de sus territorios, para el perfecto conocimiento de la Geografía, Física, Antigüedades, Mineralogía y Metalurgia del Reino: Por lo tócame a mi, según que he procurado con la mayor exactitud, y puntualidad, guiado solamente a la instrucción ... valiéndome de su sufragio, digo lo que me ocurre en orden a la -


Geografia

México Capital de este Reino de Nueva España en el Oriente, dista noventa y nueve leguas de la Villa de Colima, la que está sita, al Norte, que es la capital de esta Alcaldía y dista cinco leguas de este Pueblo de Ixtlahuacan cabecera de este mi Curato, sito al sur, y respecto de el, esta distante, el Pueblo de Sinacamitlan sito al Oriente una legua poco menos. Del Pueblo anexo de Chamila sito entre Oriente, y sur, esta dos leguas. Del Pueblo anexo de Xiblotlan cargado mar al Sur, que al Oriente dista tres y media leguas. Del Pueblo anexo de Cautlán sito, entre Oriente y Norte aunque mas cargada al Oriente, una legua. Del Pueblo de Tamala sito al Poniente un cuarto de legua.


Distancia de los Lugares Notables

El Pueblo del Valle sito al Sur dista de esta cabecera seis leguas. El Pueblo del Tlaguahuallana sito al sur cinco leguas. El Pueblo de las Haciendas sito al Oriente tres cuartos de legua. El Pueblo de Nilotiupan sito entre Norte, y Poniente, legua y media. Una laguna, que se llama El Alcusagui sita a la tanda del Sur, entre Poniente, dos leguas. Las salinas del Carrizal, sitan al Sur, entre Poniente seis leguas.


Se extiende la jurisdicción de este Curato, por el oriente hasta con un paraje que llaman la Cabeza del Toro, que dista cuatro leguas poco mas de esta Cabecera y confina con un cerro, que llaman Estopilla, perteneciente a Colima. Por el Norte se extiende hasta un paraje que llaman el Alcoman, el que tiene de distancia de esta cabecera, como tres leguas y confina con tierras de Acacitan de Colima: siguiendo al poniente llega hasta el camino que llaman de agua salada, cuya distancia es legua y media, y confina con la Agua Escondida de Capotitlan. Por el sur, se extiende hacia el mar, que dista como ocho leguas. Entre sur y oriente, está un paraje que llaman los Potrerillos distante como siete leguas, y confinante con la Cuesta de Maquili: en el intermedio de oriente y Norte, esta un paraje que llaman la tierra blanca, dista como dos leguas y media y confina con el Potrero de Acacitán de Colima: en el intermedio del Norte al Poniente está un paraje que llaman Los Mesereles, con la distancia de tres leguas y media poco mas, lindando a las Lomas de Colima. Entre el Poniente, y sur, está el Acan, que dista cinco leguas y media. Todos estos Pueblo y Parajes apenas tienen suficientes planos para sus respectivas situaciones; pues están los mas alargados de los montes y cerros, que son los que ocupan lo mas el territorio y corren por todos vientos.


En esta mi respectiva jurisdicción se hallan dos ríos, uno que se llama de Tlaguahuallama, y otro que se dice de Cautlán, este segundo de menor crecido que el otro, y corre de Norte al Sur, y está dessero de este Curato en distancia de seis leguas, con caudal de medio buena liqua, y eser desabrido, corre manza, y es de calidad salada porda, y desabrida, lo que se atribuye a unos ojitos de Agua, que se le juntan, o agregan salitrosos, que la adulceran; por que ella, en su origen y nacimiento es de buen gusto y muy saludable. Encierra adentro de sus aguas algunos lagartos de mediana estatura, y para provecho de los que navegan en sus contornos tiene unos pescados que llaman guabinas, aunque no muchos, algo aguanosos al comerlos: otros mas cortos llamados chihuilines, los que son mas sabrosos; y un genero de camarón grande llamado chacale, de mediano sabor: tiene otros pescadillos muy espinosos, que llaman chopas; muy molestos al comerlos; y todo este pessero de pez es en muy poca cantidad, y solo cuando se escurrian las aguas hay alguna abundancia de ellos.


Paso al otro rio, que es el de Tlaguahuallana, y digo, que su caudal será de seis buelles de agua, al cual se le junta el ya citado de Cautlán: entra este territorio, mas cargado al Norte, que al oriente, y corre al sur en distancia de seis leguas poco menos: sus aguas son algo desabridas, porque aunque en su nacimiento sean puras, como se mezclan con otras salobres, que en su curso se le juntan, y componen el mayor caudal, pierde la poca que trae, su dulcera: abarca este río, muchos lagartos... A mas de los referidos lagartos tiene Robalo, Roncador, Pargo, Jurel, que en España llaman Atún, Guabina, Cabezuda, Lisa, Trucha, Sardinas, Viejas, peje gallo, que en España llaman Bonito, Barbillas y Chacales, todo escaso lo mas del año, y solo en el principio de Aguas abundan: toda la agua de este Río corre manzamente no tienen puente alguno para pasarlo, por cuyo defecto, ha sucedido, que se hallan ahogado muchos por quererlo vadear, pero en tiempo de aguas da el paso por canoa, acceso que también con bastante riesgo, por que el ponerle puente se dificulta mucho, así por ser la tierra muy falsa, y de latitud descompasada, como porque sus habitadores carecen de facultades competentes para la contribución correspondiente a una obra de tan gran cuantía. El otro río, como inflexión a este, en tiempo de aguas, cuando mas detiene a los pasajeros dos a tres días, porque luego menguan sus corrientes. Acerca de los lagos o lagunas, sólo tengo que decir de una, ya citada arriba, que llaman de Alcusagui: la mayor longitud pues de esta, corriendo de Norte al sur, será de un cuarto de legua, y de ancho medio cuarto, cuya profundidad se ignora por no haber hecho experimento; es de agua dulce, circulada de tierras, y cuando rebalsa, que es por agosto o septiembre, corren sus aguas hacia comunicarse con otro lago (de lo que también diré después) y en su circunferencia está cubierta de Tule, de el que se valen para aparejos, y son muy favorables a los animales por lo mas frescas, que son, asimismo se ven salir de esa dicha laguna muchas palizadas, y se ignoran sus conducíos; de esta misma se coge de pescadillo corto que llaman chocòco, muy espinoso, y de mal gusto, el que comen solamente los indios por su necesidad. En orden a el otro lago, con cuyas aguas disse se incorporaban las de lo que he dicho hasta aquí, digo que su longitud corre de el Poniente al sur en distancia de dos y media leguas, y su latitud de Norte al medio del Sur, y Poniente, en de cuarenta varas, y está a la vega del Mar. Aquí se encierran lagartos muy grandes y en abundancia, como también chocòco; sus aguas son muy salados y su profundidad de dos varas poco menos. Aquí me pareció tratan de un Puerto de Mar, que llama de San Telmo, perteneciente a la jurisdicción de dicho Curato, en el que se hallan unos placeres de Buzos, de donde pescan los buzos unos Conchas, con pericias de muy buen oriente, también suelen sacar, unos Ramos, que hallan entre los peñones de bajo de el agua, que parece son especie de concha, mas dicen algunos, son especie de Coral: aquí también se hallan muchas especies de animales pegados en las piedras, como Crisos, Ostiones, Caracoles, los que estilan una leche, que sirve para tener morado muy fino, y penosamente; pero aquí nada es de admirar mas, que la gran multitud de Tortugas, que sale del mar a poner al mégano, un gran numero de huevos cada una, como es setenta hasta ciento, y esto lo hacen todas las Lunas, de que resulta un bien común a todo genero de gentes de este territorio por habilitarse de ellos para comer: hallanse también en la Playa diversas conchas y caracoles muertos que sirven por lo especial para los nacimientos, y también suelen quemarlos, y sacar una cal muy buena de sus cenizas. Críanse asimismo muchos cangrejos subterráneos, cuya abundancia se experimenta en el primer aguacero, por que humedeciéndose la tierra brotan todos, dejando unas oquedadas profundas; y caminan a bañarse al mar, aunque pocos lo consiguen por cogerlos toda la gente para comer siendo como son agradables al gusto.


Aunque tengo dicho, que la mayor parte del territorio, en que están los Pueblos, y lugares notables es monte excepción solamente de Tlaguacahuallana, y Valle, por que estos tienen unos llanos descubiertos a mano, que tendrán la distancia de dos leguas, a la vega del río grande, de que ya dice; y dicen habrá de estas dos leguas sin desmontar, y todas estas tierras es de pan llevar, y de latitud en partes de una legua, y en partes media, según las toroccoridades de los cerros, con quienes confinan.


Paso a dar razón de lo fisico y –

Digo que la mayor parte de este territorio es temperamento caliente, y seco, de veinte y cuatro a veinte y cinco grados; pues apenas se tolera la ropa por delgada, y que sea, y con facilidad se suda, aunque no se salga al sol casi enteres estaciones del año, meses en el invierno, que pareciera algún fresco. La sequedad de este territorio no es general en todo el, por que en la parte del pueblo de Tlaguahuallana, y Valle, se experimenta mucha humedad, a causa de ser parajes mas bajos, e inmediatos al mar, y participar de el continuamente sus frescos; mas por lo caliente, y templarte al mismo tiempo del territorio, digo, que convienen igual con esta cabecera; últimamente se experimenta en todo este territorio (que pueden servir para confirmación de el notable calor) que a cualquiera posición de nubes se salen unos vapores calidísimos de las tierras, por lo que experimentamos, a que se traspone el agua luego, que la bebemos.


Razón de los vientos que reinan

Sobre los vientos que aquí reinan, digo, que se experimentan la mayor parte del año del poniente al oriente, algo favorables por mitigar el intolerable calor, que atormenta las carnes entre estaciones del año: este aire viene como hacia la medianía del curato, y desde principios de aguas hacia que finalizan, se voltean los vientos, y corren de entre Oriente y Norte, para el poniente, y estos son los que regularmente traen el agua, y casi la previenen, anticipándose dos o tres días antes caer los primeras lluvias: una u otra vez al año se suele levantar algún huracán, aunque no cosa mayor, lo mismo sucede con los lagos, y dentellas; pues cada vez se ha experimentado, que caiga uno, u dejo en el discurso todo de las aguas, como aseguran sus habitadores, cuyo secreto podrá acaso averiguarse, con saber, que lo mas del terreno es del cal, o piedra de la que compone con la otra parte del curato, esto es, en Tlaguahuallana y Valle, corren altísimos vientos; pues estos muchas veces son del Sur, y otras son del Oriente, interpolándose lo mas del año, algunos calientes aun de muy de mañana, y esos recios del Poniente, que infieren muchos salgan de algunas hoyas, o socavones de los cerros: estos distiendan los cuerpos según me han contado los habitadores, que los experimentan, y estos aires fuertes dieran regularmente hasta el nacimiento del Sol, y no son nocivos a los cementarías de Algodón, que se cultivan en esos. Pues … lo mas que se nota en estos vientos es que expiran con la muerte del sol. Esto es, hablando de los que soplan a esta cabecera, y los demás anexos, que asimismo se experimentan regularmente una hora poco menos antes del medio día, que es cuando refleja mar el sol, y ocurre que estos como digo expiran con la muerte del sol, pero se levanta de parte de noche un vientecillo apacible, que refrigere el calor en las próximas partes del año, por que esto no se goza en lo mas de los aguas, en que con la ocasión del gran bachorno, que causa esta escasez al viento, no se puede dormir hasta pasada la media noche, que comienza a refrescar el rocío de la mañana, que con mucho anhelo esperamos.


Antigüedades

Sobre este asunto se infiere, el decremento, que ha tenido este curato, con la extinción de muchos pueblos, que me dicen existieron, y aun se dejan ver algunas vestigios de ellos en el Puesto del Valle, Tlaguahuallana, y sus pertinencias, conviene a saber, el Pueblo mayor de Caizàla, el Pueblo de San Antonio que no estaba muy distante, el pueblo de Guapamitan, el pueblo de Mislàn, el Pueblo de Tlaguahuallana, el pueblo de Tepemacamucan, otro pueblo llamado tambien de San Antonio del Valle, el de Humican, el de Malacatlan, el de Alcusahui, el de San Antonio de las Haciendas, el de Mispani, la Hacienda de Cacapatal de Valle Viejo; la Huerta de San Miguel de cacao y caña, la huerta de cacao de Zapotán, la huerta de cacao la ya Pochotitan, la huerta de cacao de San Nicolas, la huerta Mi Ranchito de cacao, la hacienda de San Telmo de cacao, la hacienda de Amatique de caña, la hacienda que estaba en el paso de la Viuda de palmares, la hacienda de palmas de Chiquiguilan, la hacienda de Palmas de los Colomas, el rancho del ganado de la Garrapaca, la hacienda de Chacalapan de ganado, el pueblo de Alima, esto mismo se conoce de algunos vestigios, que se dejan ver en el día, como es la iglesia arruinada de Cuisala, con sus casas, que escaleran de piedra, y todo, con muchos metates, losa, y algunos mojones de piedra, y osamentas de cuerpos humanos. De San Antonio se deja ver también su iglesia, y algunos casas en lomas alto de terreno, metates y otros trastecillos casuales; De Guapamitan lo mismo; el de Mislan lo mismo; De Tlaguahuallana, la cual se deja también ver donde haber sido su fabrica de madera, y zacate, como las iglesias de los demás pueblos, menos la de San Francisco de las Haciendas, porque esta parece haber sido de piedra y lodo: se dejan ver también algunos muros arruinados en algunos de estos dos pueblos, como son, en los inmediatos al mar, con los cuales presumece se defenderían del enemigo, cuando asaltaba; pues hay tradición, que por este motivo desampararan los Indios, que le habitaran a un pueblo llamándose Tuzpan, transportándose a esto terreno, a quien llamaron con el mismo nombre, y en donde hacia el día de hoy se mantienen; También hay noticias que uno de los citados pueblos se arruinó con haber salido de Madre un río grande: también se infiere, que se enterraban esos en sus mismas chozas, señalanse algunos oratorios con muchas mas casas, todas las que eran de una pieza, como de ocho, de diez, y de doce varas de largo, y seis de ancho, y eso descubren mas de una puerta cada una de ellas.

Ya (Señor) que he tratado de estos antiguos pueblos, cuyas fabricas, como he dicho, se observan arruinadas de el todo, me ha parecido hacer una digresión, por juzgarla conducente a el reverendísimo servicio de Vtra. Majestad, y es el caso, que las mas tierras de los supranominados pueblos las están poseyendo con mala fe sus ficticios dueños, gozando, y logrando anualmente sus esquilmos, que son bastantes; porque estoy bien informado, no tener estos, títulos algunos de compras para probar su dominio, ni menos haberles este adquirido por mercedes, que haya Vtra. Majestad concedidolas.


Sigo tratando de las vasijas usuales, que dicen tenían los antiguos para su servicio, por haber hallado enterradas: son pues, tinaras, de vara, y media de altas, y dos varas de ancho, también me dicen haber visto en un cerro, que llaman Tepaneo, tres monifatos de piedra labrados, de la estatura de un hombre, hanse hallados también herramientas de cobre, que llaman azadones, se infiere también, que las armas, con que estos peleaban, sería arcos, flechas, y hondas; pues hasta el día las conservan, por lo que padecen bastantes temores los pobres Curas; al arco le llaman lacquicole, a la flecha mil, y a la honda, Tematlal: también usan unos garrotes con que se defienden. Los dijes, que se han hallado enterrados son anillos de cobre, Caracoles, Conchitas labradas, como también algunas piedras azules agugereadas, cascabeles, que les llaman cullulen. Empero hablando de los vestuarios, o uniformes de estos Indios los cuales usan en el presente siglo digo que los hombres traen mantas de bayeta, y sayal, y unos cotones de algodón veteados de azul, y blanco, largos hasta la garganta del pie, los que no usan todos, por no permitírseles, sino es, a los más principales: también usan otro cotón mediano, de blanco, y coyote para trabajar, y éste todos generalmente, y usan calzones de paño, y de cuero de venado, no usan medias, mas calzan zapatos de vaqueta, que viene a ser cuero de res curtido su materia; a estos zapatos les llaman abotinados. Usan también traer dos sombreros, por uno, el que traen arriba le dicen de lana, y el de abajo es de estera tejido: también usan calzones blancos muy obrados, de perfiles, randas y puntas de modo de encaje; asimismo unos ceñidores veteados de azul y blanco, con que se ciñen el primer cotón: las Indias usan unas cintas de ocho varas de largas y de tres dedos de ancho, de azul y blanco laboreadas, con que se forman de su mismo pelo enredado en rodete, como una diadema en la cabeza, a lo que llaman maxtahual, usan unas piedras, que llaman de leche, por zarcillos, a los que llaman nacaspilole, en sus gargantas traen ensartas de corales, y cuentas de todos colores, con higas de azabache, y en lugar de rosario, porque no apetecen traerle, traen una crucecita de concha embutida en madera: usan ponerse un género de mangas cosidas por ambos lados, de manta, o ruan, y éstas con muchas y vistosas labores de seda, de todas colores, y a mas de la seda, lantejuelas, y a este llaman jolotón: sus naguas de éstas, es un pedazo de paño de dos varas, de color azul, el que traen envuelto, y fajado con otras cintas: no usan ni zapatos ni medias.

This transcription by John Gledhill, 2003.

Next >>